Historia

En el año 2005, en la ciudad de Bucaramanga el Dr. Pedro Chanagá Durán, médico de profesión, y la Señora Gladis Pimiento Almeyda, profesional en gestión empresarial, personas altruistas por vocación, solidarias de corazón y, lo más importante, con más de quince años de servicio a la niñez desamparada, conciben la idea de crear una institución que abriera, en el ámbito de la discapacidad cognitiva, fisica y sensorial, un sistema eficaz de rehabilitación no solo para los niños con discapacidad mental sino también para su entorno social y familiar.

Es así como el 25 de julio de 2005, después de tocar muchas puertas y de hablar con diferentes personas, la Financiera Comultrasan presta su auditorio para reunir a un grupo de personas solidarias y comprometidas que escucharon el mensaje y que decidieron dar un paso adelante y hacer algo por apoyar este proyecto dirigido a la niñez colombiana, especialmente por la que sufre de retardo mental y que se encuentra en situacion de abandono y peligro. Allí se formalizó la Fundación para la Atención Integral de la Niñez con Retardo Mental - Fundar, y se dan a conocer los estatutos gracias al entusiasmo de los participantes y a algunas donaciones en efectivo como capital social inicial.

El 18 de agosto de 2005 mediante Resolución No 01577, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar - ICBF reconoce la personería jurídica de Fundar, con la cual se inicia su vida legal, llevando a cabo sus actividades en una casa en el barrio La Universidad, de Bucaramanga.

 

En julio de 2006 el Dr. Chanagá, como director de Fundar, la sra. Gladis Pimiento, como subdirectora administrativa, y el equipo de trabajo, realizan las gestiones pertinentes para trasladar la fundación a una casa campestre en arriendo, ubicada en el kilometro 14, autopista a Piedecuesta vía Valle de Umbria, allí se recibieron 33 niños, 30 del ICBF, 1 particular y 2 de una comunidad desplazada.

Con el ánimo de ampliar la cobertura, para acoger y beneficiar un mayor número de niños, niñas y adolescentes, Fundar abre otra sede en el mes de noviembre de 2007, para lo cual en el mes de enero de 2008 recibe 22 niños más. Es así como para junio de 2008, Fundar contaba con dos sedes en arriendo y 60 niños, niñas y jóvenes, sin embargo, esto no era suficiente y el objetivo de atender cada vez con mayor calidad a los niños incentivó la idea de adquirir una sede propia que Fundar pudiera adaptar, con mayor libertad y conveniencia, para atender todas las necesidades de su población. De nuevo empezaron las charlas y las visitas, invocando la solidaridad y el compromiso de las empresas a través de la resposabilidad social, y las respuestas no se hicieron esperar, asi la Financiera Comultrasan en cabeza del doctor Jaime Chávez como gerente, persona solidaria, generosa y comprometida con la niñez desamparada, otorga a la fundación una ayuda económica para dar inicio a la adquisición de la sede, esta ayuda permitio que, en agosto de 2008, Fundar iniciara con una base financiera el trámite de la adquisisión de la Sede B.

En febrero de 2009 se da inicio a una construcción, con las adecuaciones necesarias que permitiera albergar a la totalidad de la población de Fundar en las mejores condiciones posibles.

El 19 de febrero de 2010, siete meses después del fallecimiento del Dr. Chanagá y ahora con la señora Gladis Pimiento Almeyda en la dirección administrativa, y después de un arduo trabajo se entrega terminada la construcción proyectada para el traslado de los niños a una sola sede, gracias a su gestión y al apoyo recibido de la empresa Machimbres y Maderas y del Grupo Compartir en cabeza de la señora Martha Lucia Cardozo, miembro fundador de esta institución, se inauguró la obra.

La nueva sede de Fundar hoy sigue en un proceso de adquisición gracias al trabajo y esfuerzo de todo el equipo y la colaboración de diferentes benefactores, personas que como usted se interesaron en algún momento por nosotros y ahora apoyan nuestra causa.

Actualmente, además de la sede principal, se tiene en alquiler una finca ubicada en la misma zona de la sede principal, donde se ejecuta el Programa Productivo: Sembrando Mis Experiencias, el cual tiene como objetivo promover la vida independiente, la toma de decisiones conscientes y la autonomía de los jóvenes que se atienden a través del entrenamiento diario, atención terapéutica y orientación para la elaboración y desarrollo de su proyecto de vida.